Archivos Mensuales: noviembre 2011

Cosas que quieres pero que no obtienes

Al fin tengo acá una de las entradas planeadas desde hace un tiempo, siento no haber escrito en octubre como lo prometí pero por diversos motivos no sentí momento de inspiración y tranquilidad correcto para escribir.

Esta entrada llega tal vez muy tarde, porque el dolor que llegué a sentir ya no lo siento y se notará en la forma en la que está escrita la entrada, aún así aún quiero escribirla, así que aquí va…

A veces, hay cosas que quieres pero que por algún o otro motivo no son posibles, cosas que quieres tanto que llegas a imaginar cosas totalmente locas para conseguirlas, piensas lo feliz que serías con dicho objeto, y las cosas que harías con el y hasta se siente un vacío y una impotencia rara. Pero cuando no se trata de un objeto, si no de una persona la cosa en cuanto a sentimientos es muy diferente y mucho más dolorosa, y es que claro, pensarías lo feliz que serías con dicha persona, las cosas que harías y la forma en que pasarías el tiempo, y las miles de locuras que haces para estar con esa persona, piensas en que esa persona es realmente importante para ti y que por nada del mundo quieres perderle (porque en cierta parte ya está contigo, pero no de la forma en que quieres), sueñas en que cada momento es especial, que puedes construir un futuro y que de un momento a otro toda tu vida se ha iluminado y que serás feliz por mucho tiempo, llegas a creer que todo va por buen camino porque parece que todo es correspondido, que lo que tu sientes también lo siente la otra persona, empiezas a preocuparte por lo que hace, por lo que siente, por lo que necesita, te enamoras, y no te das cuenta en qué momento sucedió. Pero luego resulta que todo es una confusión, que es un mal entendido y que uno entiende mal las señales, que tal vez todo fue imaginario y que viste cosas que no eran en esa persona, demasiado tarde, cuando tus sentimientos ya están involucrados, y sientes que no quieres perder lo poco que tienes construido, que todo se te viene encima y que actuaste en manera ridícula porque sientes que la otra persona se burló de ti, que pareciera que disfrutara viendo cómo te enamoras y luego te golpeas contra el suelo… Y aún duele más cuando sucede dos veces, de maneras diferentes pero con los mismos resultados. Pero de los errores se aprende, ¿no? siempre hay un mejor futuro esperando…

me and you and everyone we know

Foto: Me and you and everyone we know

Anuncios